VENTAJAS DEL KARATE

Crecer en forma sana, integra, recta y con valores perdurables durante el tiempo.

Contrario a lo que comúnmente se cree la práctica del Karate  no es una competencia con otros, es realmente una constante competencia con uno mismo y una lucha por superar sus propias limitaciones, porque los objetivos y logros son personales.

El esfuerzo de lograr ciertas metas desde aprender una técnica hasta obtener un grado o cinturón, les permite a niños(as) y jóvenes tener conciencia de sus capacidades y limitaciones pudiendo aprender de estas debilidades y con el tiempo convertirlas en fortaleza.

La práctica del karate en niño(as) y jóvenes tiene muchos beneficios dentro de su formación, tanto físicos, mentales y espirituales. Les permite crecer en forma sana, integra, recta y con valores perdurables durante el tiempo.

Les Ayuda a concentrarse, elevar la autoestima y seguridad en si mismos. Corrige malos hábitos y posturas no solo físicas también mentales y les enseña a respirar correctamente. Permite también adquirir hábitos físicos y aprender disciplina entretejido con el respeto; cortesía, saludar, estar en silencio durante la clase, escuchar y responder a las órdenes, respetar a los compañeros y al profesor.

Fortalece la estructura ósea y muscular, también mejora la psicomotrocidad además de otorgar mayor elasticidad y plasticidad.

Con la práctica del Karate podemos alcanzar estos objetivos:

 

  • Afán de superación y crecimiento personal, donde la autoestima y confianza en sí mismo sean ejes de su formación individual.
  • Favorecer la competitividad en un medio en el que los valores de sacrificio, responsabilidad y esfuerzo sean desarrollados para alcanzar objetivos y metas planteadas.
  • Desarrollar aptitudes y actitudes individuales y colectivas de acuerdo a su edad biológica y a sus posibilidades y limitaciones.
  • Adquirir herramientas para la mejora y afianzamiento de relaciones socio-afectivas entre semejantes.
  • Perfeccionar actitudes de atención y concentración que ayuden en las actividades lectivas de sus colegios.
  • Dotar al niño del marco ideal, el deportivo, en el que su personalidad se desarrolle con las mejores garantías de éxito.

En los jóvenes la disciplina y el fortalecimiento físico es parte fundamental; el entrenar Karate  los mantendrá alejados de la ociosidad y malos hábitos les permitirá dar ocupación real a sus tiempos libres. También es una gran forma de combatir la intimidación escolar.

Los beneficios de la práctica del Karate en el niño se vislumbran tanto en el ámbito psicológico como en el físico, fruto de la práctica deportiva, cuya metodología ha sido seleccionada y adaptada a las características evolutivas y de desarrollo propias de cada etapa: infantil y adolescente.